PADRE SEGUNDO FAMILIAR CANO

El Padre Segundo Familiar Cano, nace en El Arenal, provincia de Ávila, España; el 2 de mayo de 1934; hijo del matrimonio formado por Francia Cano Vinueza y Florentino Familiar Palomo.
Es Ordenado Sacerdote el 26 de mayo de 1957. Después de 8 años de una variada labor pastoral en España, es invitado por Monseñor José María Carrizo Villarreal a formar parte de su presbiterio, lo cual aceptó lleno de gran espíritu misionero; así llega a Panamá, el 12 de diciembre de 1965, fiesta de nuestra señora de Guadalupe.
Su primera asignación fue en la catedral San Juan Bautista de Chitré. Casi un año después, el 29 de septiembre de 1966, es nombrado párroco en San Miguel Arcángel de Monagrillo, función que desempeñó desde entonces.
Su actividad pastoral y espiritual fue muy variada, fundador de la Legión de María en Chitré, gran activista del movimiento de Cursillos de Cristiandad y de promoción juvenil; además fue animador de acciones pastorales y sociales de la teología de la liberación. Vio fuertemente intensificada su actividad luego de un seminario de Vida en el Espíritu, en la hermana República de Costa Rica, donde por primera vez recibe el Bautismo en el Espíritu Santo.
Animado por la vida nueva en el Espíritu Santo da inicio a una intensa actividad de la Renovación Carismática, con una gran cantidad de Retiros de Iniciación Cristiana, para adultos y jóvenes. La obra que lo ha dado a conocer a nivel nacional e internacional es el Encuentro Nacional de Renovación Juvenil, realizado desde hace 39 años en la Diócesis de Chitré.
Su gran devoción por Santa Teresa de Jesús, doctora de la Iglesia y maestra de Oración, lo lleva a fundar, desde hace más de cinco lustros, la Comunidad de Jóvenes de Santa Teresa de Jesús, realizadora de los encuentros juveniles, junto a la Comunidad de Jóvenes de Monagrillo. Más tarde, en su afán misionero y su celo apostólico, funda las comunidades de Adultos y Matrimonios, guiados por el mismo espíritu teresiano, en Monagrillo y Llano Bonito.
A nivel vocacional, fue el Padre Segundo un promotor vocacional nato, testigo del Evangelio de Jesucristo, que enamoraba a los jóvenes para entregar su vida total al verdadero amor de Dios en el servicio sacerdotal o en la vida religiosa, tanto masculina como femenina. Son ya 7 sacerdotes fruto de la Comunidad Santa Teresa de Jesús y muchos otros inspirados por su ejemplo y sobre todo por los encuentros que él realizaba. Muchas jóvenes entregaron su vida al servicio del Señor en la vida consagrada en múltiples institutos de vida religiosa.
Como otra obra que el Espíritu sigue realizando, el Padre Segundo Funda la Comunidad de Hermanas Teresianas del Espíritu Santo, un instituto de vida consagrada de estatuto diocesano, que está animado por el ejemplo y la guía de Santa Teresa de Jesús, pero desde la vida de la renovación carismática. Las Hermanas Teresianas laboran en la evangelización, catequesis y la oración (como carisma primario) en las parroquias de Monagrillo, Llano Bonito, Pocrí, Las Tablas, La Palma y Catedral de Chitré.
Como heraldo del Evangelio, podemos decir que fue un incansable vocero de la palabra de nuestro Salvador. Predicador incansable, que recorrió toda América y un poco más allá, anunciado la Buena Nueva de Jesucristo.
Podemos decir que su inmensa labor pastoral ha sido muy fecunda para el bien de la Iglesia Panameña.
Hoy queremos recordar una frase que expresara en una entrevista concedida a la revista ELLAS, como respecto al Encuentro Juvenil y al futuro de esta empresa espiritual:

“Si yo desaparezco, ellos tienen que encontrar a un sacerdote que siga con el mismo deseo de trabajar con los jóvenes en la Renovación Carismática”

Para aquel que quiera conocer la obra del Padre Segundo, lo invitamos a levantar la mirada y ver que Dios sigue vivo en medio de su pueblo, ver a un pueblo que conoce a Jesucristo, la juventud panameña más cerca de Dios, presbiterios animados por nuevas vocaciones, religiosas encendidas en el fuego del Espíritu Santo y familias bien constituidas en amor, respeto y espiritualidad… es que la Obra del Padre Segundo no es otra que la misma obra de Jesucristo… la salvación del mundo…
Las comunidades parroquiales de San Miguel Arcángel de Monagrillo y Santa Teresa de Jesús de Llano Bonito, jóvenes, matrimonios, adultos, familias y toda la Iglesia Diocesana de Chitré, le agradece por su labor y en especial por ser nuestro pastor y guía espiritual… no decimos adiós, sino hasta luego, pues para los que creemos en Cristo la vida no termina con la muerte, sino que se transforma y se prolonga en la eternidad…

Solo Dios Basta.